24 junio, 2010

A la memoria de José Saramago...

A veces siento tanto vacio, tantas sombras acechando, escasos son los recuerdos, la esperanza, la fé para creer en el tiempo proximo, en el amor, la verdad, la compasion. Dicen las personas que saben mucho mas que yo, que entre mas transparente se escribe mas se ve la poesia, veamos a ver si es cierto.... La muerte de Saramago me ha dejado profundamente dolida, sè que diran, esta vieja esta en un viaje y lo estoy, no debo negarlo. Saramago es una lumbrera, sal en las heridas para esta alma sensible, su vida, de pocos estudios formales, de muchas necesidades, de trabajos alienantes, de mujeres de poca comprension, lo hace realmente un escritor de carne y hueso, ese que menciona Unamuno, un escritor-Hombre, un inmenso Hombre que se comprometió a ser radiografia del malestar que podia ver: Mas que un erudito, Saramago era un observador, un mago de palabras, un niño, dulce y cruel como todos, dispuesto a decir la verdad de tan convulso momento historico... Siento que he perdido un amigo, un compañero de viaje...Que la nada donde te hallas sepa apreciarte... Nos no veremos un día.