07 diciembre, 2015

CARTA A EL AMOR...


Amado Dai:


Hay un cuento que empecé para ti... aún no lo termino pero esta entre mis más profundos planes, me digo: antes de morir, antes de irme con otro hombre o mujer, antes de que el me deje, debo entregarle si quiera una pequeña parte de lo que me ha hecho vivir.

Sé que no soy perfecta y a cada rato me siento indigna de este amor que sé  que me tienes, me pregunto, como  amas a esta mujer temblorosa, viciada, llena de heridas, esta mujer que le tiene miedo a los rayos, este mujer que a veces puede ser tan malvada y tan dulce, esta mujer que le tiene terror al silencio. 

Hay un cuento. Lo juro. ¿acaso si seré lo suficientemente buena para relatar esa historia?

La historia de un amor entre una mujer desvencijada, que no quiere ser arreglada, en absoluto, y de un hombre profundo y ancho como el mar en donde, al contrario de otros amores corrientes, el amor se convierte cada día en algo mas hondo y complejo, donde pueda mencionar  tu serenidad, tu risa de niño mientras te arrullo y te llevo el café;  el como vas en mi auxilio en las noches de pesadillas y como no me molestas cuando estoy profundamente concentrada en cosas que no sabré expresarte nunca.  

Jamás tuve tanta admiración hacia alguien, pensaba infantilmente que los gran personajes eran carismáticos, oradores natos y sorprendentes, ahora, mientras más conozco nuestra condición humana me parecen esos personajes una caricatura, algo grotesco. Hasta yo misma  parezco una payasa.


Te pido, no me tengas compasión, no me mires con lástima, no pretendas engañarme cuando ya no puedas amarme más... No es fácil amarme y lo sé, incluso sé que mi mayor habilidad es crear la más profunda animadversión a mis detractores, sin embargo, si aún me amas promete amar como siempre ha debido amarse, desnudos de todo.

Te ama inmensamente, 

Jazz 
2015