07 marzo, 2010

III

He decido resignarme a oler vaginas
Quizá la introspección ayude
Me venga bien a esta múcura
Que me fue dada a trunco

Quizá el leve aroma
Permita poblarme aun más de espantos,
Presentir la muerte que me habita y la habita
El gélido secreto de la creación
La basta insanidad que guarda

No lo niego,
Suena fascinante recorrerla toda
Descubrir el espejo
Reconocerme en la penumbra
Mas, ¿por qué, extraño el hueco
Debajo de la axila?
Su olor rancio y siniestro.
Pre-siento
Debe existir relación con la naturaleza de mis manos
Con la hendija oscura que me divide.