18 noviembre, 2010

a D. C. R,
lo que nos dure.

Solo vale la pena vivir el amor incendiario,
ese que no deja piedra sobre piedra
y ni siquiera uno puede reconocerse.


2010