23 marzo, 2016

microrelato

         

      Amor materno

     Una mujer termina de revisar las puertas  -Se asegura que ninguno por los que teme pueda salir- revisa lo que va a ser del desayuno de mañana, una sucesión de alimentos que pretenden paliar las tristezas: Chocolate, pan, arsénico.